Legal / 2020-05-12 17:22:21

Telecomunicaciones móviles 5G, ¿qué es lo que se discute?

La asignación y el control del uso del espectro radioeléctrico ha sido un tema de preocupación a nivel mundial. El espectro constituye un insumo esencial en la prestación de los servicios de telecomunicaciones inalámbricos -que hoy son principalmente móviles- ya que determina la capacidad, la calidad, los costos y la variedad de los servicios que es posible suministrar y, en ese sentido, su concentración excesiva conlleva distorsiones de mercado, en perjuicio directo de la libre competencia y de los consumidores.

En Chile, desde antiguo, especialistas han advertido los riesgos para la competencia que tenía la excesiva concentración de espectro. Los primeros límites máximos de tenencia de espectro se fijaron en el año 2000 para la telefonía fija inalámbrica (100 MHz) y luego en 2005 para la telefonía móvil (60 MHz), pero no fue sino hasta el año 2009, qué a través de una Sentencia de la Corte Suprema, se ratificó la necesidad de mantener el límite de 60 MHz, lo que permitió la entrada al mercado de WOM.

El límite era claro, sin embargo, en 2013 se abrió el concurso para asignar las frecuencias en 700 MHz, y las autoridades de la época consideraron que el límite de 60 MHz había perdido vigencia, procediendo a adjudicar las frecuencias a empresas que lo superaban, aún cuando se habían presentado oposiciones a la adjudicación.

Ante esta situación, CONADECUS interpuso una demanda en contra de ENTEL, CLARO y Movistar por acaparar espectro radioeléctrico en el concurso de 700 MHz y, con ello, infringir el artículo 3 del DL 211. Después de haber sido rechazada 2 veces, con costas, la demanda de Conadecus, por parte del TDLC, la Corte Suprema finalmente reconoció la vigencia del límite de 60 MHz y estableció que Entel, Claro y Movistar habían incumplido las normas del artículo 3 del DL 211. En dicho fallo, se ordenó a las sancionadas devolver la misma cantidad de espectro que se habían adjudicado en 700 MHz y, asimismo, se facultó a Subtel para revisar el límite de 60 MHz vigente por medio del TDLC, en caso que fuese preciso hacerlo.

Así, el año 2019, mediante presentación de Subtel ante el TDLC se abre la consulta pública sobre modificación de límites de espectro. Subtel, inicialmente, pide aumentar los límites considerando porcentajes generales y la dictación de medidas de protección de la libre competencia, para luego solicitar la determinación de porcentajes, por macrobanda de espectro. Intervinientes como Netline señalaron, entre otras cosas, que el aumento de límites de espectro debía ir acompañado de medidas paliativas en el mercado para garantizar que existan más operadores -tal como lo había pedido Subtel, inicialmente- y, con ello, garantizar el derecho de los consumidores chilenos a elegir al operador de su preferencia.

No obstante las peticiones, el TDLC sólo resolvió aumentar los límites de espectro en rangos que oscilan entre un 25% y un 35%, para las distintas macrobandas, pero sin considerar medidas paliativas. Además, las incumbentes prácticamente ya habían alcanzado los nuevos límites decididos por el TDLC en las macrobandas bajas y media bajas, y casi no existe más espectro disponible en las mismas. Así, dado que las medidas paliativas de la competencia son esenciales en un mercado concentrado, y que los nuevos límites decididos por el TDLC facilitan la concentración del espectro en pocas manos, Netline y Conadecus interpusieron sus respectivos recursos de reclamación ante la Corte Suprema.

¿Qué gana Netline con eso, se preguntarán? Netline y todos los operadores de menor tamaño ganan que se logre emparejar la cancha de la libre competencia en Chile, en beneficio de todos, y con ello disponer de un mayor espacio para competir lícitamente.

¿Que gana el mercado en general? Ganan los consumidores, porque en la medida que puedan existir más empresas que dispongan de ofertas atractivas para ellos, se garantiza el derecho del consumidor a elegir el proveedor de su preferencia y, no sólo eso, a contrario sensu, el derecho del consumidor a castigar al que lo hace mal, por la vía de NO comprarle. Cuando hay pocos oferentes ello no es posible.

¿Por qué algunos han dicho que este debate afecta a 5G? Porque 5G corresponde a las llamadas frecuencias en 3.500 MHz y 28 GHz, que se están disponibilizando para la telefonía móvil del futuro (que también prestará servicios fijos de alto caudal binario). Entonces, algunos entienden que mientras no exista claridad sobre cuál es el límite espectro vigente, es decir los antiguos 60 MHz, los nuevos límites recién fijados por el TDLC o los que pueda establecer próximamente la Corte Suprema, no existiría certeza jurídica en la participación en los referidos concursos por parte de quienes eventualmente superan ese límite. Es decir, algunos piensan que las únicas empresas con posibilidades de concursar y adjudicarse las frecuencias 5G, son las empresas con redes ya desplegadas, y con frecuencias ya asignadas. Sin embargo, el desarrollo de 5G es una tecnología nueva y, por lo tanto, su evolución, estudio e introducción no se verá limitada por la causa pendiente de fallo por parte de la Corte Suprema.

Hoy -dada la crisis sanitaria y las inevitables restricciones financieras que afectarán al mundo- tal vez sea preferible concentrarse en mejorar los servicios móviles 4G en todo el país, y los servicios fijos (que cuentan con un límite aparte de 100 MHz, independiente del límite de 60 MHz de la telefonía móvil), y ello se puede hacer mediante concursos del Fondo de Desarrollo de las Telecomunicaciones -que por ley son muy expeditos-, o mediante otras medidas disponibles.  

 

Ximena Rojas Prosser

Gerente Legal y Asuntos Regulatorios NETLINE


      
Comentarios

Los comentarios requieren de aprobación del moderador del Blog. Tu comentario sera visible posterior a la aprobación.